jueves, 29 de marzo de 2018

El Caudal lleva 25 partidos sin ganar


Una perita en dulce. Al Racing le ponen la recuperación moral en bandeja de plata. Un postre tras el empate logrado en El Plantío con el que el conjunto de Pouso no debe atragantarse.

Llega a Santander el rival más débil y con peor racha del Grupo II. El Caudal jugará en El Sardinero desahuciado ya de la categoría, a 16 puntos de la salvación y a 13 de la promoción de permanencia con 21 en juego. Al menos tiene que enfrentarse todavía al CD Vitoria y al Izarra, que marcan los puestos de salvación y promoción respectivamente.

Parece un reto imposible sobre todo por la trayectoria que llevan los mineros. Solamente han ganado dos partidos en lo que va de campaña, uno en casa –al Lealtad en la tercera jornada– y otro fuera –en Las Gaunas en la sexta–, desde entonces no ha vuelto a sumar tres puntos… ¡25 partidos sin ganar!

En el mercado de invierno remozaron la plantilla de arriba abajo, pero no hubo manera de arreglar lo inevitable, el descenso. Los de Mieres dieron nueve bajas y se rearmaron con nueve fichajes, alguno que ya ni está, como Dani Góndora. La dimisión de Paco Fernández tras 15 jornadas tampoco mejoró nada, de hecho el exracinguista logró lo mejor de este Caudal. Yosu Uribe no consiguió remontar el vuelo en ningún momento… 16 partidos sin ganar con seis empates.

En las tres últimas jornadas el Caudal ha dado la cara y ha hecho sufrir a equipos potentes o en forma. Empataron en el Hermanos Antuña con el Gernika, cayeron en Anduva ante el Mirandés 2-0 y a punto estuvieron de empatar con el Sporting B, pero Isma Cerro marcó el 0-1 en Mieres. Eso sí, el estado del terreno de juego no dejó jugar al filial gijonés tal y como sabe.

El objetivo de la permanencia parece imposible para el Caudal, pero ganar en El Sardinero puede ser el premio de la campaña, algo histórico que puede motivar a una plantilla con ganas de hacer bien las cosas y sobre todo dejarse ver en la categoría. Si el partido se complicada, el Racing puede sudar… Bajo palos está el exracinguista Óscar Santiago que encontró en Asturias refugio después de quedarse sin equipo.


El problema del Caudal está siendo la falta de gol más que la defensa. Los de la Cuenca minera solamente han marcado 13 goles en 31 partidos, registro muy pobre. El peor de los 80 equipos de Segunda B. Además han encajado 43 goles, son el cuarto equipo más goleado del grupo, dato normal para un equipo de la zona baja... Los dos factores combinados le han llevado al farolillo rojo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario