Racing 2 – SD Amorebieta 0: El triunfo pausado


Este Racing pousiano comienza a carburar después de tanto batacazo fuera, aunque todavía debe engrasar mucho su maquinaria y tienen que combinar bien todos sus engranajes y hacer carburar los motores. Los santanderinos pudieron golear a una correosa Sociedad Deportiva Amorebieta, pero se quedaron solamente con un modesto 2-0.


Pese al marcador fue de los partidos más cómodos de lo que va de temporada… y de los más brillantes. La SDA es un rival mucho más complicado que el maleable CD Vitoria. El Racing jugó relativamente bien y tuvo más ideas sobre qué hacer con el balón. Fue un aprobado general para los racinguistas.

Pouso quiso cambiar algo de inicio y dejó fuera a un renqueante Granero y a Regalón, además de los ausentes Dani Aquino y Heber Pena, pero fue fiel al 4-3-3. Eran en verano los “gallos” llamados a marcar diferencias. No se notó su ausencia.

Comenzó muy serio el Racing ante un rival que guardaba el orden encerradito en una cueva sin pinturas rupestres ni florituras. Los cántabros trataban de buscar las bandas con poco éxito, pero buenas intenciones.

A los ocho minutos una buena apertura a la banda tras internada de Julen Castañeda y el pase atrás de Pau Miguélez lo controló Sergio Ruiz dentro del área. El disparo del astillerense se estrelló en el central Oier.

En el minuto nueve un centro medido de Julen Castañeda lo remató Lázaro abajo… Una gran parada de Tena desvió la pelota a córner. Presionaba el Racing, que se merendaba a la SDA.

A los vascos les regaló la primera ocasión el Racing en un mal pase de la zaga. Mujica chutó en el minuto 16 a la cara de Gándara. Fue algo aislado y los locales siguieron manteniendo la posesión y las buenas prácticas ofensivas.

En el minuto 24 Pau Miguélez cayó dentro del área, le hicieron un sándwich azul, pero el colegiado no señaló pena máxima. Lo pareció.


Se descentró un poco el Racing y tuvo que intervenir Crespo para desviar un remate dentro del área de Mikel Álvaro. El mismo jugador azul probó fortuna con un disparo desde la frontal que obligó a intervenir de nuevo al cancerbero racinguista. Se iba diluyendo el conjunto de Pouso mientras en La Gradona Juventudes Verdiblancas seguía su guerra particular contra “el señor de Murcia”, el director general de la entidad, Víctor Alonso. Hasta tres pancartas diferentes  y todo tipo de cánticos.

La SDA estaba encerrada esperando su golpe mortal y el Racing, al menos esta vez, sabía qué hacer con el esférico. El goleador Jon Ander se fue de Julen en el único despiste del guipuzcoano y encaró solo a Iván Crespo poniendo el corazón de los racinguistas en un puño. Era el minuto 36. Iván Crespo, muy atento, se llevó el plantillazo del delantero vitoriano, al que se le fue un pelín largo el control. El Racing dominaba el juego, pero en acciones puntuales inquietaban más los azules. Igual de loco que la meteorología… Lluvia a calderos y sol radiante por momentos. Y con esa locura en el tiempo se llegó al descanso con 0 a 0 en los videomarcadores. No hubo pito, señal de que el Racing había trabajado bien.

El inicio de la segunda parte no fue especialmente positivo. El balón se paseó por el área racinguista sin que nadie lo rematara o despejara. Empezaba el segundo tiempo con pequeños apuros para los santanderinos. Esta temporada está destinada a convertirse en un largo penar, hasta cuando se gana… Así que siempre hay momentos para el sufrimiento. Forman parte del ADN racinguista.

En el minuto 50 un balón perdido por Sergio Ruiz en el centro del campo causó problemas bajo la lluvia. Un pase largo de Antonio Tomás a la nada era la señal de que el Racing empezaba a trabarse o a dudar de sí mismo…

Y llegó el desatascador justo en el momento más oportuno y necesario. Un disparo de Quique Rivero que como un conejo botando por el césped tras rebotar en un defensa y se coló dentro de la portería de la SDA en el minuto 57. A tiempo.

Y llegó el segundo al momento, goles consecutivos, como un castillo de naipes azul se vino abajo el conjunto vasco. El 2-0 obra de Borja Lázaro con la testa marcando los tiempos perfectos aprovechando un buen centro lateral de un Julen que era un surtidor de buenos balones colgados desde la izquierda. Era el final del partido y el inicio del disfrute.

El Racing se gustaba y pudo haber goleado… Pero se quedó en un triste 2-0. Lázaro se quedó solo delante de Tena, pero disparó al muñeco. En el 69 una carrera del veloz Franco Acosta volvió a llevar el uy a la grada, pero Lázaro no llegó a conectar con el pase. El tercer gol rondaba la portería de Tena.
Un pase magnífico de Sergio Ruiz en el minuto 72 dejó otra vez a Lázaro casi solo delante de Tena, habitual suplente de la SDA esta campaña… Parecía que el tercer tanto se iba a resistir más de la cuenta o que el gol espera ya para El Plantío.

César Díaz de cabeza tuvo otra opción a pase de Julen, pero volvió a salvar el irundarra Tena, 24 años y formado en la Real Sociedad… El Racing se quedó sin una merecida goleada entre la falta de acierto de los atacantes locales y algún fuera de juego señalado que no lo era. En El Sardinero parece que el pousismo ya ha dado con la tecla, pero ahora hace falta encontrar la clave de los triunfos a domicilio… El domingo el Racing deberá corroborar en Burgos su mejoría.

Fran Díez


Racing 2: Iván Crespo, Adán Gurdiel, Julen Castañeda, Gándara, Gonzalo, Antonio Tomás (Javi Cobo, 74), Óscar (César Díaz, 55), Quique Rivero, Borja Lázaro, Sergio Ruiz y Pau Miguélez (Franco Acosta, 67).

SD Amorebieta, 0: Tena, Agirrezabala, Morgado, Simic, Oier, Juaristi (Arriaga, 62), Mikel Álvaro (Arana, 86), Galarza, Jon Ander, Seguín y Mújika (Iturraspe, 62).

Goles: 1-0, minuto 57, Quique Rivero; 2-0, minuto 59, Borja Lázaro.

Árbitro: José Antonio Fernández Rodríguez (Comité gallego). Mostró tarjetas amarillas a Borja Lázaro y Gonzalo, por parte local, y a Juaristi, por parte visitante.

Incidencias: 5.174 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Fernando Tuero, director de Marketing del Racing fallecido el viernes.

Comentarios