Un "chuti" para la dirección deportiva


El Racing ya tiene nuevo director deportivo que sustituya a Antonio Martínez Pachín. El nuevo también tiene apodo, Chuti. José Luis el Chuti Molina. Un manchego que cumplirá en septiembre 54 años y que ha trabajado en el Albacete, Celta, Valladolid, Murcia, Betis y Elche tanto como coordinador de cantera como director deportivo o secretario técnico.

Experiencia en los despachos y en el trabajo de cantera al más alto nivel tiene de sobra con una abultada trayectoria en la élite. En el Real Murcia coincidió con el actual director general del Racing, Víctor Alonso, su vía de entrada. El club santanderino había recibido varias negativas en las últimas semanas, así que Molina no era la primera opción ni mucho menos para ocupar este cargo.

No fue futbolista profesional, aunque Chuti jugó en Tercera División, sobre todo como lateral diestro, y al fútbol sala. Lo del apodo viene de su infancia en Francia y su regreso a Albacete... Le llamaba "franchute", "chute"... Y "chuti".

En las redes sociales no ha sido especialmente bien recibido por el racinguismo, en lo que parece ya una tradición. En unas declaraciones suyas a una radio murciana en 2016 aseguraba no conocer suficientemente bien la Segunda B... Puede ser una excusa para decir no al club pimentoreno, pero es llamativo, aunque desde la comisión deportiva del Racing casi siempre se ha hablado de que el mercado del club santanderino es la Segunda A.


También se ha recordado un incidente que tuvo en 2011 en el estadio Rico Pérez, una trifulca con otro director deportivo en pleno partido. Algo insólito en un palco. Molina tuvo que ser expulsado del recinto por su agresividad. Ahora el carácter volcánico y las malas pulgas del manchego se han ido moderando.

Molina no ha tenido mucha suerte en los últimos clubes en los que ha trabajado, sobre todo porque fichó para entidades en situaciones convulsas tanto en el Real Murcia, Betis y Elche. Lo explica en una magnífica entrevista en Aquí en Elche"Son circunstancias. Como director deportivo comienzo en Valladolid, cuando me llaman para acompañar a García Calvo. Firmo tres años, pero tras el primero llega el Murcia con una oferta espectacular. Y me voy. Y está claro que me equivoco, pero no por el Murcia, sino por la situación del club. El Valladolid sube ese año con un equipo hecho al 95% por García Calvo y yo. En Murcia, pese a saber que me había equivocado, tiré para adelante y con dos millones de presupuesto jugamos la promoción de ascenso. Allí aprendí una gran lección: cuando no haces una apuesta clara por subir los soldados se te van cayendo por los lados hasta la batalla final. Y luego el Betis, donde tuve tres presidentes en un año. El que me fichó lo dejó y tras trabajar con el administrador concursal llegó otro que quiso trabajar con alguien de su confianza. Arreglamos mi salida y me fui, pero de allí me llevo que ayudé a que el equipo ascendiera y a que se valorara a dos chicos de la cantera: Fabián y Ceballos".

En esa entrevista Chuti Molina también habla sobre su sangre caliente y los motivos de su fama de tener mal carácter: "Porque en el mundo del fútbol hay mucho frikismo. No soporto a los mentirosos ni a los que embaucan. Vienen a verme personas que dicen ser grandes representantes y yo siempre les digo lo mismo: ¿qué jugadores españoles llevas? Por ahí ya no tengo un pase. Tampoco admito las amenazas de algunos periodistas. Soy una persona recta que siempre está dispuesta a irse a su casa y esa es mi mejor arma. No me da miedo el futuro y confío en mis cualidades. Sé que tengo capacidad para trabajar en cualquier lado dentro del fútbol y no tengo miedo. Soy independiente y me reconforma saber que la gente que tengo a mi alrededor me adora y que tengo las puertas abiertas de todos los sitios en los que he estado". Aunque el manchego aseguraba que le encantaría "jubilarse en el Elche" lo cierto es que la experiencia no terminó bien y el club ilicitano terminó perdiendo la categoría.

Comentarios