viernes, 6 de abril de 2018

¿Qué le ha pasado al Lealtad?


Después de cuatro temporadas consecutivas en 2ªB el Lealtad está a punto de perder la categoría. A ocho puntos de la salvación a falta de seis jornadas necesita ganar al Racing en Les Caleyes, algo que no ha logrado nunca, y algún que otro milagro más.

¿Qué ha ocurrido esta campaña para que el conjunto maliayo esté sufrimiento tanto? Su presidente Pedro Menéndez considera que “este año no salen las cosas nunca como esperamos., siempre hay algún problema y cualquier error nuestro se paga muy caro y además nos cuesta mucho hacer goles. Quedan ya pocos puntos en juego y se han puesto la situación muy complicada. Perder ante el Mirandés ha sido un palo y solamente nos vale ganar al Racing, ni siquiera un empate nos sirve y con el rival que tendremos enfrente no tiene buena pinta”. El alma mater del club de Villaviciosa no tira la toalla, pero es sincero: “Mientras hay vida hay esperanza, cogí este club hace seis años en una muy mala situación y se sacó adelante. Seguiremos luchando hasta donde lleguemos”.

En la temporada 2014/2015 el Lealtad ascendió a 2ªB después de seis temporadas sin pisar la categoría de bronce y de haber padecido muchos problemas económicos. Terminó decimoquinto. La temporada siguiente concluyó la campaña decimo y fue por momentos la escuadra revelación de la campaña con Javier Fernández-Rozada en el banquillo. La temporada pasada repitió puesto con Roberto Aguirre en el banquillo e incluso mejoró prestaciones. Hay que tener en cuenta que el club asturiano es muy humilde y que a lo largo de su historia –se fundó en 1916– solamente había jugado en Segunda B una temporada hasta esta última etapa, la temporada 98/99, e incluso tampoco ha estado tantas campañas en la Tercera asturiana habiendo estando en el fútbol regional más modesto buena parte de su trayectoria. Aquel primer ascenso a 2ªB se logró con un prometedor técnico en el banquillo: Marcelino García Toral.


Tras dos temporadas con poco sufrimiento en la categoría de bronce y muchas alegrías esta campaña ha llegado todo el dolor de golpe. Desde la jornada 17 el equipo de Roberto Aguirre ocupa puestos de descenso. Solamente ha marcado 22 goles en 31 jornadas y ha recibido 41. Es el menos goleado de los cinco últimos clasificados, pero no logra ver puerta. Ese ha sido el gran problema. Este verano se les marcó David Grande, que había hecho 16 goles la campaña pasada, al filial del Granada.

La pérdida de sus goleadores ha sido una constante en el Lealtad… El club ha servido de trampolín para Espina o Pedro Beda y siempre le han fichado a los futbolistas más destacados en el aspecto ofensivo cada verano.

El sustituto de Grande ha sido otro madrileño, Álvaro Montero, al que Aguirre tuvo en el Zamora. El espigado ariete lleva siete goles, pero tampoco es un gran goleador pese al gran trabajo que realiza en punta. Nadie más le ha acompañado en esa faceta… Cuatro jugadores han marcado un par de tantos, pero no habido pólvora ofensiva. En el mercado de invierno incorporaron cuatro futbolistas, pero no cambió la dinámica del equipo.


Además de la falta de gol el otro gran hándicap ha sido que Les Caleyes era un fortín otras campañas y esta vez no lo ha sido. El Lealtad ha ganado tres partidos, empatado seis y perdido siete como local. Solamente Peña Sport y Caudal han sumado menos en su casa. Fuera tampoco ha logrado muchos puntos, nueve, con dos triunfos y tres empates. El Lealtad ha perdido once partidos como visitante, pero son resultados que entran dentro de lo normal para un club destinado a pelear por la permanencia.

Las lesiones también han pasado factura al conjunto astur, el portero Javi Porrón –clave en otras temporadas– estuvo varios meses de baja y ahora no es el titular. El terreno de juego con las abundantes lluvias de este invierno tampoco les ha favorecido en el grupo vasco. La presencia en la categoría del Sporting B y del Caudal también les perjudica en el mercado asturiano… Todos ellos son factores, pequeñas piedras, en el duro camino hacia la permanencia de este modesto y entrañable Lealtad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario