Racing 2 – Osasuna Promesas 0: Media goleada


Las goleadas ya no volverán a nuestro balcón como las golondrinas. Ahora que se piden medias raciones, el Racing parece que encargó su media goleada. Media de rabas y media de casi todo. Este equipo siempre parece que llega, pero termina quedándose... Un aviso serio para la fase de ascenso si la hubiera.

Los racinguistas están sacando adelante estos últimos partidos con más pena que gloria. Y son rivales menores ante los que el conjunto que entrena Carlos Pouso no termina de crecer de verdad. Todo son pasitos, alguno hacia adelante y otros para atrás.

El Osasuna B se pudo llevar cuatro o cinco tantos para Pamplona, aunque falló la puntería racinguista. También les falló a ellos, porque pudieron dar algún susto serio si llegan a acertar en un par de ocasiones con el 1-0 en los videomarcadores.

Los futbolistas del Racing se convierten en muchas fases del encuentro en estatuas, las líneas se quedan distantes, las ideas escasean, nadie se desmarca o se ofrece, cada uno hace la guerra por su cuenta, se pierde el centro del campo… y se sigue viviendo del talento individual. Los aficionados se quedaron con una sensación agridulce. Un 2-0, pero queda una jornada menos y los cinco equipos que encabezan la clasificación están en un pañuelo.



En el minuto tres una jugada de ensayada sorprendió a la zaga rojilla. Dani Aquino cedió a la banda en lugar de colgar el balón al área y desde la izquierda Heber Pena centró al segundo palo… A punto estuvieron allí de rematar un par de racinguistas. El Racing salió muy seguro y con personalidad.

El murciano probó fortuna desde la frontal a continuación y el esférico se fue fuera por poco. Todo iba bien, salvo que en la banda izquierda Heber no bajaba a defender y Goñi creaba algún problemilla.

El gallego vivía para el ataque. Un centro suyo dejó el balón franco a Lázaro en el corazón del área, pero el madrileño cayó al césped. El árbitro canario no señaló nada. Poco después sería Heber el que reclamaría pena máxima por un bloqueo de Samuel Goñi tras una buena pared con Aquino. Se llegó a pedir un tercer penalti por un derribo a Antonio Tomás en el primer palo en un saque de esquina. En el córner siguiente hubo una multiocasión que finalizó con un remate de Gándara de cabeza… Y todo en diez minutos de furia.

Y en el minuto 12 se produjo un penalti como el Empire State de grande, Rubio derribó a Heber. Clamoroso. Ninguno de los anteriores había sido tan claro. El gallego debió de pensar que a la cuarta iba la vencida, pero los ‘hebernaltis’ son cosas del pasado.

El Racing se merendaba a un Osasuna Promesas abrumado. Todo eran saques de esquina y acercamientos peligrosos, pero sin gol. Por el otro bando, poco. Una carrera de Miguel Díaz que regateó a varios maradoneando casi hasta el área pequeña… La jugada quedó en nada. Un aviso.


En el minuto 26 una contra por el flanco izquierdo del Racing pudo costar caro. Heber no bajó a defender y el Promesas dispuso de un par de disparos que no alcanzaron puerta porque rebotaron en piernas racinguistas. El gol no llegaba y el Racing se confiaba.

Pasaron los minutos y el Racing se fue consumiendo entre su impotencia y el árbitro canario. Todo cuesta un mundo y el mundo nunca es suficiente.

Con el tiempo cumplido una buena jugada de César Díaz por la diestra aprovechando un pase al espacio de Quique Rivero y el ‘9’ racinguista siempre presto al remate hizo su gol. El panorama cambiada radicalmente con el 1-0 y era justo.



En la segunda parte todo se le ponía de cara a los racinguistas para golear y recuperar moral… Eso sin olvidar el gol average general necesario para superar al Mirandés en caso de igualdad a puntos con los burgaleses. El equipo de Pouso se perdió con mucha distancia entre líneas, muy estático y mucho individualismo.

Un pase de Aquino dejó solo a César Díaz ante Iñaki, pero el manchego fue el caballo del malo en una película del Oeste. Estuvo lento y le robaron la cartera sin llegar a disparar.

En el 63 un disparo desde la frontal de Otegui, libre de marca, se fue lamiendo el larguero. La jugada larga de los rojillos puso en evidencia la escasa intensidad de los locales. El hispano-marroquí se merendó la parcela ancha. Tres minutos después un Otegui libre de marca cedió a Borja Domingo en la frontal, el delantero caracoleó deshaciéndose de Gándara y su disparo raso lo atrapó Iván Crespo con algún apuro. La tragedia estuvo más cerca de lo esperado y sonaron algunos pitos.

Reaccionó el Racing, una combinación entre Pau y Dani Aquino que terminó con el murciano rodando por el suelo. De falta directa el jugador franquicia de los cántabros estrelló el esférico en el larguero y dejó la madera tiritando.

Se daban todas las circunstancias para golear, incluso algún error del portero visitante. El segundo tanto no llegó hasta el minuto 75 en una gran combinación entre Aquino y Lázaro. Lázaro y Aquino, monta tanto que tanto monta. El murciano anotó sobre la línea en un posible fuera de juego. A eso se tiene que aferrar el Racing, a una pareja de delanteros que será de las mejores de la categoría.

No había buen juego en ninguno de los dos equipos. Los navarros tuvieron una tímida reacción, un disparo a la media vuelta de Jaime que se perdió en la grada. El Racing pudo ampliar la renta. En el minuto 82 Dani Aquino remató alto de cabeza un gran pase de Julen Castañeda. Empezó su festival de errores el murciano… Solo ante el portero golpeó con efecto al palo largo y se le marchó lejos tras un buen pase de Sergio. Se precipitó. Eso sí, Aquino siempre está. 

El Promesas buscó el gol del honor sin tirar la toalla, pero con poca fe en una serie de acciones finales… Un disparo lejano y un par de saques de esquina… Aquino buscó su gol de listo a punto de cumplirse el 90, pero no lo logró. Logró rematar de primeras un centro del guardameta Iñaki, pero se le fue por poco. Incluso el “extremo derecho” Sergio Ruiz estuvo a punto de marcar con un disparo cruzado tras una buena jugada de Pau y Javi Cobo… El 2-0 se quedó cortó ante un rival inocente, pero tampoco las sensaciones fueron como para lanzar los fuegos artificiales de Santiago.´

Fran Díez


RACING, 2: Iván Crespo, Adán Gurdiel, Julen Castañeda, Gándara, Gonzalo, Antonio Tomás, Heber (Pau, minuto 59), Quique Rivero, Borja Lázaro (Javi Cobo, minuto 83), Dani Aquino y César Díaz (Sergio Ruiz, minuto 67).

OSASUNA B, 0: Iñaki Álvarez, Samuel Goñi, Endika (Hualde, minuto 46), Diego Rubio, Albisu, Otegui, Jaime Dios, Moncayola, Borja Domingo (Jordán, minuto 79), Miguel Díaz y Javi Martínez (Aranguren, minuto 73).

Goles: 1-0, minuto 45, Borja Lázaro; 2-0, minuto 75, Dani Aquino.

Árbitro: David Jesús Pinto Herrera (Comité tinerfeño). Mostró tarjetas amarillas a Gonzalo –quinta– y a los visitantes Samuel Goñi, Endika, Borja Domingo, Hualde y Diego Rubio. Estuvo mal con las tarjetas, se comió un penalti sobre Heber muy claro y el segundo gol del Racing fue en posible fuera de juego.

Incidencias: 6.598 espectadores. No llovió, pese al parte meteorológico. Muchos colegios y partido de la Segunda División Femenina a continuación por primera vez en la historia.

Comentarios