domingo, 29 de abril de 2018

Racing 2 –UD Logroñés 1: Muy justos


El Racing ganó llorando, otra vez, y eso que el rival no se jugaba nada y venía con muchas bajas. El equipo que entrena Carlos Pouso dejó una imagen pobre, ganó muy justo, y sigue haciendo equilibrios sobre el alambre.


Este Racing hace sufrir a los suyos como nunca. Quizá no dé para más esta moto requemada de hippie que es el Racing, pero con ella toca recorrer todos los kilómetros que restan hasta Segunda. Empezando por ganar en Zubieta ante el Sanse. Visto lo visto algo muy complicado.

El partido ante la UDL ya comenzó torcido por la victoria de la Real Sociedad B en Mareo, lo que obligaba al Racing a ganar los dos partidos que le restan de fase regular si quiere jugar la fase de ascenso. La opción de que sirviera el empate en Donosti se esfumaba. El conjunto santanderino llega al final de campaña muy justo, bordea la fina línea que separa el desastre del éxito… Pero trastabillado y más cerca de caer al abismo que de otra cosa.



A los nueve minutos hubo un centro de Gándara al corazón del área, que Lázaro taconeó para Heber. El centro-chut del gallego lo remató desviado el madrileño. La respuesta de los riojanos fue una internada de Ñoño que cortó de manera providencial Gonzalo de la Fuente.

No pasó nada más hasta el minuto 21 en el que un disparo de Quique Rivero desde lejos obligó a Miguel a intervenir. No estaba fino el equipo cántabro.

Pasada la media hora llegó el gol de la UDL. Los dos centrales racinguistas no estuvieron contundentes y el asturiano Espina recibió dentro del área pequeña tras una internada por la diestra de Antonio Asencio. Iván Crespo no pudo hacer nada, aunque tocó el remate del delantero visitante.. Sonó música de viento en El Sardinero y aterrizaron los malos rollos.


El Racing intentó reaccionar, pero con más corazón y empuje que otra cosa. Jerin, con un disparo lejano, estuvo a punto de marcar, pero la escuadra cántabra no fue capaz de abrir el marcador antes del descanso. Los buitres anidaban en la cubierta de los Campos de Sport oliendo el cadáver y el desastre.



Se pudo consumar la debacle al poco de comenzar el segundo tiempo. Un pase de Carles Salvador dejó solo delante de Crespo al brasileño Marcos André, pero el guardameta de Viveda salvó los muebles en el mano a mano. Estuvieron lentos Gándara y Juan. Sonaron otra vez los pitos y el cabreo era importante en El Sardinero. No estaba bien la escuadra local.

Dani Aquino es un jugador determinante en la categoría. Va a su bola, estaba revolucionado echando brocas a sus compañeros, y corriendo arriba y abajo, pero el murciano marca la diferencia. Es el talento. Se fue de uno y de otro, cedió para Franco Acosta y el uruguayo, dentro del área, definió bien. 1-1 y el Racing moribundo respiraba.

Aquino se echó al equipo sobre sus espaldas. En el minuto 54 lo intentó desde lejos. Poco después colgó un magnífico centro al área que no controló bien Lázaro y en el 62 remató de cabeza el esférico dentro de las redes de la meta defendida por Miguel aprovechando un centro de Julen Castañeda. El ‘10’ pudo sentenciar el choque en el minuto 69 en una contra que capitaneó Jerin, pero trató de colocar su disparo y se le marchó la pelota cerca del poste con todo a favor para haber marcador el tercero.


La UDL ya no ofreció mucha más resistencia, aunque fue el Racing el que se encerró atrás y tonteó un poco más con la desgracia. En el minuto 72 un pase atrás de Ñoño invocó viejos fantasmas. Óscar tuvo un par de acciones para rematar la faena, pero ya no se movió más el marcador gracias al veterano Miguel. Este Racing está condenado a ganar llorando y con diferencias ajustadas.


Fran Díez



Racing, 2: Iván Crespo, Gándara, Julen, Juan Gutiérrez, Gonzalo, Jerin, Heber Pena (Franco Acosta, minuto 51), Quique Rivero (Óscar Fernández, minuto 46), Borja Lázaro (César Díaz, minuto 74), Dani Aquino y Sergio Ruiz

UD Logroñés: Miguel, Sotillos (Iglesias, 67), Paredes, Caneda, Zubiri, César Remón, Titi (Rayco, 59), Carles Salvador, Marcos André, Espina (Salvador Pérez, 81) y Ñoño.

Goles: 0-1, minuto 30, Espina; 1-1, minuto 52, Franco Acosta; 2-1, min.63, Dani Aquino.

Árbitro: David Gálvez Rascón (Comité madrileño). Sin tarjetas y sin complicaciones.

Incidencias: 7.838 espectadores. Buena tarde, no llovió al final. Césped en perfecto estado. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Abel Fernández, exfutbolista del Racing fallecido esta semana.

2 comentarios:

  1. En el gol del Logroñes " los dos centrales no estuvieron contundentes " se os ha olvidado poner " y el jugador que venia cubriendo a Espina no le ha seguido y le ha dejado rematar sólo ".

    ResponderEliminar