Racing-Osasuna Promesas: No es partido para ortigarse



El Osasuna Promesas puede ser el mejor libro de autoayuda para el Racing el domingo a partir de las cinco. La afición racinguista se viene arriba con poco y una tercera victoria consecutiva puede incentivar el sueño del ascenso.

Más todavía si se logra con goleada y buenas sensaciones. No es partido para ortigarse. A nada que acompañen otros resultados, la jornada puede ser redonda y el Racing debería escalar algún puesto en la tabla.

El rival, al igual que el Lealtad, llega ya ahogado al encuentro, ni siquiera con el agua al cuello. A nada que comience bien el partido para los cántabros los rojillos tirarán la toalla. Bajas, malos resultados, nefasta planificación, poco gol… En Santander pueden descender matemáticamente dependiendo de lo que hagan Izarra y Vitoria. Al filial del Osasuna no le ha salido nada esta campaña y el Racing tiene que demostrar que ha encontrado el camino correcto. Pouso se aferra al tópico de los filiales, el no hay rival pequeño y a la remontada de la Roma: “La competición no ha sido justa con ellos, el Osasuna B es capaz de darle un disgusto al Racing y a cualquiera, sobre todo si no estamos bien”.

Romper la mala racha a domicilio le ha sentado bien al Racing de Pouso, que ahora busca otra racha… Una positiva de siete victorias. “Veo al vestuario un poco más distendido pero no es bueno relajarse en exceso. Hay que mantener la tensión para continuar la línea y seguir ganando”, ha asegurado el técnico de Lejona.


El Racing jugará conociendo lo que han hecho todos sus rivales, que además tendrán adversarios mucho más potentes. El sábado a las cuatro la Real Sociedad B –tercera–vivista al Gernika, el conjunto revelación. A las cuatro y media el Bilbao Athletic –quinto– recibe a un correoso Burgos en Lezama. Y a las seis en Anduva el Mirandés tiene un hueso duro de roer, la UD Logroñés. El líder, el Sporting B, jugará el domingo a las doce ante el Tudelano, que piensa en la clasificarse para la Copa del Rey. Pouso repite el mismo mantra sobre lo que hacen o no hacen los otros candidatos a entrar en la fase de ascenso: “No podemos hacer nada en los otros campos. Mirar los resultados de los demás no es bueno. Nos centramos en el domingo y en nuestro partido”.

La única baja es la de Borja Granero, que sigue su recuperación con calma pero a buen ritmo. “Le veo bien, si de mí dependiera entrenaría con el grupo la próxima semana pero eso no depende de mí. Es un jugador que necesitamos”, ha dicho Pouso sobre el capitán.

Para enfrentarse a un rival inferior y en un terreno de juego en perfectas condiciones y dimensiones grandes el técnico tiene claro que necesita a Quique Rivero en el césped. Quizá en Tudela, donde el campo estará bastante mal, vuelvan Jerin y Sergio para darle más físico al centro del campo… De momento esta semana parece que serán Rivero y Antonio Tomás los encargados del doble pivote. Tanto el de Cartes como César Díaz parece que volverá al once tras cumplir un encuentro de sanción.
En las bandas Heber por la izquierda y el manchego por la derecha se perfilan como titulares. Óscar y Pau tienen también sus opciones… Si no lo hacen de inicio lo harán a lo largo del partido, especialmente el de Renedo. Óscar Fernández no está fino y Pouso quiere darle cariño: “Ha mejorado esta semana y le veo más decidido y con más confianza. Me alegro por él y por el equipo”.

En defensa la duda es qué hará el entrenador con Regalón, que hizo un gran partido en Villaviciosa. En principio Gonzalo y Gándara ocupará el centro de la zaga con Gurdiel y Julen en los laterales. Pouso tiene los dilemas que le gustan a cualquier técnico, tiene donde elegir en casi todos los puestos menos en el lateral zurdo.

Arriba no hay discusión, Dani Aquino y Borja Lázaro parece que han entrado en racha afinando puntería para la fase de ascenso. Ante el Osasuna Promesas se pueden dar un festín.


El rival está a nueve puntos de la promoción y a diez de la salvación con 15 en juego. Son el tercer equipo más goleado del Grupo II, 51, y solamente cuatro conjuntos marcan menos que los rojillos, 25 en 33 jornadas.

El filial rojillo ya tiene asumido el descenso. Ha sido una temporada aciaga y el Promesas no ha logrado remontar el vuelo, pese a que el entrenador Sergio Amatriain lo ha probado todo. Los pamplonicas se reforzaron en el mercado de invierno, pero su mejor arma, el canterano Kike Barja dio el salto definitivo al primer equipo. Llevaba siete goles y sigue siendo el máximo artillero en el filial. Para este partido pierden por sanción al vizcaíno Mikel Fernández, el central de referencia que ficharon en enero. Un hombre de 25 años que ha pasado por el Racing de Ferrol, Lorca, Lleida, Toledo y Bilbao Athletic. El delantero que ficharon del Atlético Levante en el mercado invernal, Borja Domingo, todavía no ha marcado.

Los navarros solamente han ganado un partido a domicilio, en Irún (1-3) en la décima jornada y por supuesto nunca han puntuado en El Sardinero.

Arbitra el partido David Jesús Pinto Herrera, colegiado tinerfeño de 36 años que nunca ha pitado al Racing. Es su novena temporada en la categoría de bronce. El canario se encontrará lluvia y mal tiempo durante el partido.

Comentarios