domingo, 13 de mayo de 2018

Racing 0 - Real Unión 2: Vergüenza


Se cumplieron los peores pronósticos y el Racing no pudo ni despedir la temporada con un triunfo ante un rival que no se jugaba nada. Otra vez el club santanderino baja el listón para firmar la peor campaña de sus 105 años de historia.


“El puesto es una mierda, la verdad”, decían la pareja representante de España en Eurovisión. Lo mismo podíamos decir de la actuación del Racing esta temporada y de su partido ante el Real Unión.
Este Racing es como España en los últimos años en este famoso certamen de la canción o de sea lo que sea ya Eurovisión. Ilusiones, frikismos y fracasos. Uno más y el viento los amontona.

Ni un guiño de Pouso al futuro del club en la alineación. El técnico se despidió con ortigas y dejó sin convocar a Juan dando entrada a las viejas glorias… Quizá era mejor que los veteranos sufrieran las iras del público. Alguno más tenía que haber salido a la arena cual gladiador. Para colmo sacó a tres jóvenes de la casa a comerse el marrón de la segunda mitad.

Hubo pitos y gritos de “fuera, fuera” para recibir al equipo. Los videomarcadores, símbolo del futuro esplendoroso racinguista, dejaron de funcionar averiados. Tiempos oscuros de apagón.



El Racing salió con cierto empuje. Una falta lateral botada por Aquino y una internada de Heber por la izquierda. César Díaz estrelló el balón en el larguero rematando en el primer palo un córner que sacó el murciano. Los irundarras, con cinco atrás, se dedicaban a defender las embestidas montañesas sin pasar de medio campo.

Ese ímpetu inicial de los locales se fue apagando. El público fue cruel coreando olés con los pases del Real Unión. En el minuto trece entró La Gradona y llegaron los cánticos de “esta camiseta no la merecéis”. En una enorme sábana santa se podía leer la palabra “vergüenza”. En otra “Venimos por el escudo no por ustedes” y las habituales en contra de Víctor Alonso, el señor  de Murcia. Todo regado con un aguacero apocalíptico. ¡Vaya día de mierda!

Lo cierto es que el Racing generaba acercamientos y ocasiones ante un Real Unión de mínimos. Un disparo de Jerin al que le dejó el esférico Borja Lázaro. Una internada de Heber que tuvieron que despejar a córner con apuros… Pronto se cayó en el sopor habitual, pese al 0-0 que reinaba en Lezama.

En una acción en la que el árbitro aplicó la ley de la ventaja tras falta sobre Dani Aquino, el balón le llegó a Heber y el ferrolano colgó el balón al segundo palo. César se topó de bruces con Sequeira, el portero de los guipuzcoanos.

Un fuera de juego de Orbegozo, solo ante Iván Crespo, que paró el esférico, fue el primer gran susto del rival. Ganó la espalda a unos centrales muy lentos.

El Racing tuvo más ocasiones, muchas más que en otros choques de la temporada. Era una medio pachanga. Después de una dejada de Aquin, Jerin volvió a probar con disparo que de nuevo se marchó por encima del larguero. César botó un córner, Gonzalo tocó y Gándara, que no esperaba el balón, remató mal como pudo… El Racing dominaba ante un rival muy estático.

Un disparo de Julen desde fuera muy potente se marchó a la izquierda de la portería rival arrancando unos pocos aplausos a la grada.

Un error de pase de Jerin tras cortar un balón originó un disparo de los visitantes que atrapó Iván Crespo en dos tiempos con Orbegozo atento para rebañar el esférico. El Real Unión aguardaba su ocasión en una contra o un despiste y el Racing llevaba el peso del juego sin mucha mordiente arriba.



La segunda parte empezó  con un disparo de Martins en el segundo palo que pudo haber sido gol a nada que hubiera estado acertado. Todo un presagio. En Lezama se adelantó el Bilbao Athletic dejando ya todo sentenciado por si había alguna duda nada más comenzar el segundo periodo.

El Racing se fue del encuentro. Esta plantilla no tiene espíritu. Un error de pase, Capelete se marchó de Gándara, César no llegó en la ayuda y los centrales estaban a uvas… Sergio Llamas anotó el 0-1 en el minuto 52.

Y todavía quedaba lo peor… Un segundo gol del Real Unión en un disparo que tocó en un defensa racinguista y despistó a Crespo.


Fue un largo penar por el valle de lágrimas hasta el final. Hubo alguna acción de peligro puntual de Aquino, que también levantó las iras del público con su parsimonia. El divorcio de la afición con su ídolo de la temporada pasada parece total. También un disparo de Rivero desde la frontal y otro de Pau…

El final del encuentro con varios jugadores llamando a sus compañeros para que volvieran al campo a aguantar las recriminaciones de La Gradona fue el colofón dantesco del esperpento. Y ahora, ¿quién arregla esto?


Fran Díez


Racing, 0: Iván Crespo, Gándara, Julen Castañeda, Regalón (Javi Cobo, 74), Gonzalo, Jerin, Heber Pena (Pau Miguélez, 58), Quique Rivero, Borja Lázaro, Dani Aquino y César Díaz (Óscar, 58).


Real Unión, 2: Sequeira, Urkizu, Ander Gayoso, Senar, Sagastibeltza, Esnaola, Llamas (Iosu Hernáez, 64), Martins, Orbegozo, Juan Domínguez (Iker, 73) y Capelete (Letamendía, 74).

Goles: 0-1, minuto 52, Llamas, 0-2, minuto 71, Josu Hernáez.

Árbitro: Hugo José López Puerta (Comité madrileño). Mostró tarjetas amarillas a Senar y Urkizu, por parte visitante.

Incidencias: 5.130 espectadores, dato oficial. Lluvia intensa todo el partido, algunas zonas del campo de encharcaron. Los videomarcadores no funcionaron. Hubo lío final con el saludo a La Gradona, que entró al campo en el minuto 13 como medida de protesta.

2 comentarios:

  1. Dani Aquino un tipo que se parte la cara cada partido y es de los pocos que ha dado un rendimiento aceptable.Totalmente injustificados los pitos,y ya no digo nada los insultos

    ResponderEliminar
  2. Que vergüenza, lo mejor que podría pasarle a esta región es la desaparición de este equipo de fútbol y así dejar de desperdiciar dineros en su rescate.
    Muchas gracias por todo Manuel Higuera (máximo responsable del fracaso de estos últimos años)

    ResponderEliminar