viernes, 18 de mayo de 2018

Racing: Ni una tarjeta en los tres últimos partidos


Los jugadores del Racing no vieron ni una sola cartulina amarilla en los tres últimos partidos. Dato llamativo con la temporada en juego. En el análisis del fracaso de temporada muchos coinciden en que a esta plantilla le faltó carácter y agresividad.


El Real Unión que no se jugaba nada en la última jornada y ganó 0-2. Dos de sus jugadores vieron cartulina. Esa semana en los entrenamientos nadie o casi nadie metía la pierna. En Zubieta, la Real B también tuvo dos amonestados en el 3-0 y ante la UDL el árbitro no sacó las cartulinas del bolsillo en el triunfo cántabro 2-1. En el empate sin goles en Tudela vieron amarilla Rivero, Castañeda y Gándara… El defensa cántabro recibió la última amonestación de la campaña.

Cuando llegó al banquillo racinguista Carlos Pouso quiso imprimir al equipo ese carácter ganador y competitivo, pero el técnico vizcaíno no lo logró.  “La intensidad es la base de mi idea de juego como entrenador. Al final, se compite como se entrena. Si entrenas de forma alicaída, suave y muy parado luego es difícil que se mantenga un ritmo alto en el partido y en esta categoría es alto, un juego de ida y vuelta con poca pausa y un alto ritmo”, aseguraba Pouso en su presentación.

Posteriormente Julen Castañeda desató la caja de los truenos con sus declaraciones sobre la intensidad en las sesiones de trabajo justo antes de jugarse la temporada en San Sebastián: "Hoy el equipo no ha estado a la altura, ha ido muy lento el entrenamiento y el equipo pues no estaba como muy enchufado. El míster también lo ha recalcado. La verdad es que hay que cambiar el chip, nos estamos jugando toda la temporada en este partido y mañana tenemos que entrenar como si fuera una final y así trasladarlo al partido porque si no, si entrenamos como hoy, la Real nos puede pasar por encima tranquilamente”. Situaciones de este tipo, más individuales que colectivas, han sido una constante en la temporada finiquitada. Pouso repitió en un par de ocasiones que "había entrenado a grupos más agresivos" a lo largo de su carrera.

El nuevo entrenador racinguista, Iván Ania, ha dejado claro en su primer día que no quiere que su plantilla caiga en el mismo error: “Lo primero que quiero imprimir al equipo es carácter, que sea una grupo ganador y ambicioso. Estando en el Racing de Santanader tenemos que ser un equipo que domine los partidos a través del balón y manejar todas las facetas del juego”. Pocos jugadores de la temporada anterior seguirán en Santander y se buscará conjuntar una plantilla con personalidad e implicación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario