domingo, 6 de mayo de 2018

Real B 3 – Racing 0: Ni un punto y final


Se consumó la tragedia. El equipo llegaba tambaleándose a Zubieta y con más miedo que otra cosa… La caída fue desde un peldaño bajo. Ni un cuarto de hora aguantó el Racing. En el minuto 13 ya caía 2-0 ante una Real B que no sudó pese al calor veraniego.

El ambiente fue un lujo, los racinguista sonaban a Primera en la grada donostiarra. La escenificación fue grandiosa, pero la obra de teatro una mala comedia con asesinato.

El Racing tenía que salir a ganar, no valía otra cosa, pero la ilusión duró un instante porque en el primer acercamiento llegó el gol guipuzcoano. En el minuto seis una acción muy mal defendida terminó con Celorrio empujando el balón al fondo de las mallas.

Los racinguistas se desmoronaron y el encuentro fue un paseo para la escuadra local. Los cántabros estaban fuera del partido y llegó el segundo tanto de la Real en el minuto 13, obra de Alejandro Sanz… Corazón verdiblanco partío. Iván Crespo paró el primer remate, pero el balón cayó a los pies de otro jugador rival. La defensa fue una verbena. Con 2-0 el pescado estaba vendido.

Fue todo muy rápido. Una eutanasia asistida para sufrir menos. El Racing se dejó marchar. En la grada algún aficionado insultaba a los jugadores no convocados. No hubo reacción en el césped y en la grada se desesperaban… Ni una tarjeta amarilla vio el conjunto santanderino.

Estuvo más cerca el tercero que algún gol racinguista. Apenas hubo algún acercamiento… Por si había dudas nada más comenzar la segunda mitad Sangalli anotó el tercer tanto local.



No faltaron los gritos de “directiva dimisión” y “esta camiseta no la merecéis”. Queda una larga travesía por el infierno… Los futbolistas racinguistas estaban en coma.

La Real pudo haber hecho más sangre, pero es que en realidad les valía hasta el empate y se dedicaron a controlar el juego. Una ocasión que se fabricó César Díaz y que terminó en un buen disparo, abortado por el meta txuri-urdin en el minuto 53 fue lo más peligroso de los visitantes. Un centro del manchego que remató alto de cabeza Dani Aquino y después un disparo lejano del murciano que paró Zubiaurre. Nada más.

La agonía se prolongó un poco más e incluso hubo aficionados cántabros que se fueron antes de tiempo a casa. La tropa está desmoralizada.

No hubo más historia. Casi se agradece. Una muerte rápida. El dolor quedará más tiempo. Quizá sirva de algo para construir el próximo proyecto, aunque todos lo dudamos... Es como pensar en que la política actual salvará a la sociedad moderna y se regenerará sola o en que el Bruce Willis evitará el Apocalipsis fuera de las pantallas del cine.

Fran Díez


REAL SOCIEDAD B, 3: Zubiaurre, Gorosabel, Arrieta, Le Normand, Lapeña, Guevara, Sangalli (Sola, 72), Sanz (Gorostidi, 72), Celorrio (Dávila, 64), Capilla y Olaizola.


RACING, 0: Iván Crespo, Gándara, Julen, Gonzalo, Juan Gutiérrez, Borja Granero (Quique Rivero, 46), Óscar (Heber, 46), Jerin, César Díaz (Pau, 70), Dani Aquino y Franco Acosta.

Goles: 1-0, minuto 6, Celorrio; 2-0, minuto 13: Sanz; 3-0, minuto 48, Sangalli.

Árbitro: Óscar Herrero Arenas (Comité aragonés). Mostró tarjetas amarillas a Sanz y Lapeña de la Real B.

Incidencias: Lleno en Zubieta, unos 2500 aficionados con 400 racinguistas. Ningún incidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario