miércoles, 9 de mayo de 2018

Sin opciones en los despachos


El Racing no intentará ganar en los despachos lo que no logró en el césped. La Real Federación Española de Fútbol confirmó a principios de semana que tanto el Fabril, filial del Deportivo de La Coruña, como el Sporting B jugarán el play-off, así que nadie podrá aspirar al hueco que podrían dejar los gallegos. El de los asturianos nunca se cuestionó.

Ante las informaciones publicadas en El Diario Montañés y después rectificadas –con todo el revuelo posterior en redes sociales tanto en Cantabria como en Asturias– el club santanderino envió un escrito en el que desmentía cualquier maniobra en los despachos de ese tipo relacionada con el Sporting B, club con el que se mantiene una excelente relación: “El Real Racing Club aclara, por medio del presente comunicado, que no ha solicitado –ni va a solicitar– a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) que impida al Sporting B disputar el play off de ascenso a la Liga 1|2|3 pues considera que esta petición carecería de cualquier fundamento, pues las posibilidades del filial rojiblanco de promocionar a Segunda División permanecen intactas”.

Hace unas semanas cuando se especulaba con la posibilidad de que el Fabril no disputase la fase de ascenso los tres equipos del Grupo II implicados en la lucha por dos de las cuatro plazas –Sporting B y Mirandés tenían más ventaja– pensaron que solicitar, en caso de haberla y ser posible, la plaza del filial coruñés para que el mejor quinto de los cuatro grupos. La Real B, Bilbao Athletic y Racing podrían optar así a esa teórica plaza porque tenía ventaja de puntos respecto a los otros tres grupos. Pero ya este mismo lunes se sabía que el Fabril disputaría el play-off, así que esa opción no tuvo recorrido. Además los clubes del Grupo I que pugnaban por ese puesto ya lo habían solicitado a la RFEF con el apoyo de la Federación gallega y en teoría eran los que tenía derecho a ella.

En el caso del filial gallego ya se sabe a ciencia cierta que no podrá ascender debido al descenso del primer equipo, pero el estamento federativo quiere cubrirse las espaldas por si hubiese descensos administrativos al finalizar el campeonato. Un caso que se vivió con el Elche en 2015 y una plaza de Primera que recuperó el Eibar. El Almería descendió y su filial había disputado ya una ronda del play-off. Un planteamiento rocambolesco.

La medida perjudica al rival histórico de los coruñeses, el Celta y su filial, y también al Rápido de Bouzas y Navalcarnero. Estos tres equipos aspiraban a ocupar esa quinta plaza del Grupo I que podría haber dado acceso a la fase de ascenso. Según la normativa actual el Fabril no debería jugar la promoción de ascenso, pero la FEF lo ha autorizado.

El caso del Sporting B es diferente al del Fabril, que ya sabe que su primer equipo ha perdido la categoría y no puede ascender. Los rojiblancos están luchando por el ascenso a Primera actualmente y todavía existen opciones reales de que su filial pueda alcanzar la Segunda A. Cuando finalice la liga de Segunda B aún quedarán tres jornadas por disputar de Segunda, además de los play-off. Su caso encaja con la normativa.

Si finalmente el Sporting B o el Fabril lograsen el ascenso y el primer equipo asturiano no subiese de categoría según el artículo 197.1 del Reglamento de la RFEF subiría el equipo “inmediatamente siguiente mejor clasificado en la competición o, en su caso, fase, con él hubiese competido”. ¿Y si se enfrentan en la eliminatoria de campeones ambos? Nadie lo tiene claro.

Existe actualmente cierto vacío normativo en el Reglamento de la RFEF que da pie a estas interpretaciones. Muchas voces exigen que se varíe y mejore el reglamento para este tipo de casos, pero ya será para futuras temporadas.


La idea de que sea el mejor quinto de cualquiera de los grupos podría ser muy válida si se prohíbe a filiales que corran el riesgo de no ascender. Diego García, presidente del Elche, ha pedido un cambio de reglamentación para que los equipos filiales no puedan lograr el ascenso a Segunda. Es otra propuesta con esa teórica liga de filiales, todavía muy verde. El conjunto ilicitano es uno de los que puede enfrentarse al Fabril o Sporting B. "Algo hay que hacer para el futuro, porque en cierta forma me parece una competencia desleal", aseguró Diego García.

El presidente del Elche pidió a LaLiga que se plantee "qué le interesa más, si tener filiales sin demasiada atención mediática y de espectadores o a equipos de grandes ciudades como Santander, Elche, Alicante o Murcia en su competición".

Diego García reflexionaba sobre lo que puede ocurrir en la fase: "Qué pasará si un filial es capaz de eliminar a un equipo y, posteriormente, se confirma que no puede ascender por el descenso o el no ascenso de su primer equipo… ¿Quién sube entonces? ¿El último al que eliminó en su camino? ¿Y por qué no el primero o el segundo? No es lógico conocer esta situación a posteriori, por lo que es necesario regular su presencia".

No hay comentarios:

Publicar un comentario