La despedida de Borja Granero


El valenciano Borja Granero fichó por un recién ascendido a Segunda A, el Extremadura, y dijo adiós al racinguismo con una carta publicada en las redes sociales. Se marcha de Santander agradecido.

El centrocampista era el último vestigio de una etapa a la que se ha dado portazo. Ya no queda nadie del último ascenso, aquel ya mítico Racing de Paco Fernández que triunfó en la Copa y en Segunda B en un situación extrema.

El último capitán racinguista no ha querido irse con polémicas, pero lo cierto es que la campaña concluyó con un sector de la afición recriminándole sus declaraciones y actitud en la recta final de la temporada. "¡Granero, ¿dónde está el barco?", coreaba a la hinchada aludiendo a unas declaraciones suyas en las que pedía que se bajasen del barco los que no creyeran en el ascenso. En Almendralejo no tendrá problemas náuticos.

Después de una última temporada muy mala en lo deportivo y algún que otro roce con la afición ha logrado fichar por el club extremeño por dos temporada con opción a otra más. Granero sigue teniendo cartel en el fútbol.

Del Racing dice irse “eternamente agradecido”. Asegura haber “madurado como persona y futbolista” en Santander... Acciones como aquel vídeo conduciendo una camioneta en el césped de El Sardinero con Dani Aquino surfeando detrás tampoco sentaron bien a la afición. De todo habrá aprendido.

Han sido cinco temporadas en las que el futbolista también reconoce errores y hace autocrítica: “En este tiempo uno puede brillar y también patinar, qué le vamos a hacer”. El futbolista pide perdón a los que haya podido fallar y reconoce el desgaste tremendo de la “relación” en los últimos meses. El valenciano tuvo más de una salida de tono, pero deja 146 partidos defendiendo la camiseta del Racing y 16 goles pese a sus dos graves lesiones que lastraron su rendimiento.

Comentarios