jueves, 5 de julio de 2018

Primer entrenamiento 2018/2019


El Racing comenzó la temporada 2018/2019 en las Instalaciones Nando Yosu de La Albericia y el técnico asturiano Iván Ania dirigió su primera sesión de entrenamiento.

Todavía faltan 52 días para que arranque la competición oficial, aunque el primer amistoso ya se disputa el miércoles 18 de julio ante el Alavés en casa. Son siete los bolos veraniegos programados, quizá pueda añadirse uno más que acuerde a última hora.


A las diez y media saltaron al terreno de juego del campo 1 los futbolistas verdiblancos del primer equipo, 17 en total (con Galnares como tercer portero), y el nuevo cuerpo técnico. Evidentemente la plantilla que ha comenzado a trabajar hoy se parecerá poco a la del 31 de agosto. Quedan todavía fichajes por realizar y el técnico sabe que debe ser paciente: "Estoy contento con lo que tengo y queda mucho tiempo para que se cierre el mercado. Todos queremos tener cuanto antes la plantilla cerrada pero la experiencia me dice que eso es contraproducente. Hay que tener paciencia".


La sesión se prolongó hasta algo las doce menos diez, aproximadamente. Al principio apenas hubo una quincena de aficionados, aunque luego se dobló la cifra.

Tras un rápido calentamiento de un cuarto hora enseguida entró el balón en movimiento. Ya no hay tanto trabajo físico sin que ruede el esférico. Este Racing será dominador y no rehuirá el contacto con la pelota. "Sé muy bien lo que quiero del equipo y a lo que va a jugar. Quiero que nos juntemos a través de tener el balón y ser un equipo muy ofensivo y dominador. Cuando juguemos en casa nuestros rivales se cerrarán y tenemos que tener mecanismos y movilidad para vencerlos. Para eso están las pretemporadas, para llegar al comienzo de liga con las cosas claras", explicaba el asturiano al acabar la jornada de trabajo.

Iván Ania separó a los suyos en cuatro grupos, con los porteros ejercitándose al margen, y en el campo 1 los otros tres grupos: con dos balones haciendo rondos, circuito con la pelota y un tercero con los ejercicios de fuerza y sprint con las gomas. Los grupos iban rotando de un ejercicio a otro para hacer el trabajo dinámico.


Los rondos se desarrollaron bajo un intenso aguacero. El Racing de esta temporada comienza mojado con lluvia norteña. Aunque era el primer día se les exigió constantemente intensidad máxima y los jugadores respondieron. Figueras y Olaortua han estado codo con codo durante el entrenamiento y en los rondos. La nueva pareja de centrales se compenetra bien.


La sesión acabó con un partidillo entre los 17 y algunos canteranos para completar los equipos, como el delantero Mario Soberón. El Racing B estuvo entrenando a la misma hora, aunque al margen del primer equipo. José Gómez se estrenaba como técnico del filial en lo que será una larga pretemporada para los dos conjuntos racinguistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario