Tres porteros cántabros buscan "casa"


Tres porteros cántabros con pasado racinguista y un buen cartel en Segunda B se han quedado sorprendentemente sin arco al que defender. El trío busca un nuevo hogar: Dani Sotres, Raúl Dóminguez y Óscar Santiago.
Dani Sotres disputó 34 encuentros como titular con el filial del Celta B en los que solamente encajó 27 tantos. Volvió a rendir a su mejor nivel y su equipo estuvo cerca del ascenso a Segunda. El Cartagena eliminó a los gallegos en la segunda ronda del play-off. Antes habían apeado al Marbella en gran parte gracias al cancerbero cántabro que detuvo el penalti decisivo. Incluso la lesión de Rubén Blanco motivó que fuese convocado por el Celta en Primera, aunque no llegó a jugar.

El de Santiago de Cudeyo solamente tiene 25 años y de momento entrena por su cuenta. Fue internacional en categoría inferiores y participó en el Mundial Sub-20 de 2013. Su trayectoria parecía que se había estancado hasta que recuperó las buenas sensaciones en Vigo. El Celta le había firmado solamente por una campaña con opción a otras tres, pero no ejerció la clausula para retenerle. Sotres se despidió con una carta repleta de palabras amables y agradecimiento.

Despedida del Celta de Dani Sotres

Nada que ver con la triste salida de Raúl Domínguez del Racing. El portero de Cayón y el club santanderino irán a los tribunales… Y el futbolista tiene razón. El director deportivo, Chuti Molina, explicó que fue una decisión dura despedir al guardameta pero que necesitan su ficha federativa sénior para un jugador de campo. El Racing no se ha portado nada bien con el cántabro.


De momento, Raúl Domínguez tendrá que afrontar una batalla legal, pero sería un fichaje de garantías para cualquier club de Segunda B. Las dos últimas temporadas en el Racing solamente ha jugado ocho partidos, cinco de Copa, con un rendimiento positivo. Tiene 31 años y llegó a debutar en Primera División con el Sporting de Gijón. La última campaña que jugó con asiduidad, en el Sestao, fue uno de los más destacados del Grupo II.

También resulta extraño que a Óscar Santiago le cueste encontrar equipo. La temporada pasada el santanderino solamente encontró equipo en el mercado de invierno. Fichó por un Caudal de Mieres ya casi desahuciado. Disputó 14 partidos con buenas actuaciones, pero los asturianos perdieron la categoría y Óscar quedó libre.


En la temporada 2015/2016 el bajo rendimiento de Sotres motivó que Óscar tuviese una oportunidad como titular en el Racing. Disputó 31 encuentros y sorprendió a todos con su buen rendimiento demostrando que era un portero de garantías también en equipos de la zona alta y que juegan por el ascenso. Tras fichar por la Bolompédica Linense –31 partidos– se quedó sin equipo hasta que recaló en Mieres. Ahora vuelve a estar disponible mientras se entrena con la Gimnástica de Torrelavega.

Diferente caso es el de otro guardameta cántabro: Mario Fernández. Recién ascendido a Primera División con el Rayo Vallecano y con contrato en vigor ha decido dar dos pasos atrás y regresar a Segunda B para firmar con el Cartagena. Con los madrileños solamente jugó un partido de Copa y el último de Liga ya con todo decidido y las dos campañas anteriores también actuó muy poquito con el Osasuna. Se podía haber quedado en Primera como suplente, pero todavía con 30 años ha preferido tener minutos y volver a sentirse futbolista titular.

Comentarios