domingo, 18 de febrero de 2018

Racing 1 - Izarra 0: Tres puntos y gracias


El estreno de Carlos Pouso en El Sardinero fue decepcionante. La calabaza sigue siendo una calabaza y no un Ferrari, aunque con tres puntos más. El Racing venció 1-0 al Izarra y gracias. No hubo nada más positivo. La escuadra local terminó sufriendo y pidiendo la hora. Hasta el árbitro palentino estuvo caserillo. El entrenador vasco tiene una tarea hercúlea por delante.

Comenzó bien el Racing, como es ya habitual, para irse apagando. El conjunto cántabro tiene la fuerza de la gaseosa y alegra lo mismo. Le falta el vino. Al cuarto de hora un internada de Óscar Fernández terminó con un disparo cruzado del extremo de Renedo que se perdió por la línea de fondo.

El Izarra estaba bien colocado tapando todos los huecos y con un Juanlu Cisneros omnipresente en el corte. El juego de los cántabros se espesó hasta convertirse en puré. Granero trataba de darle pausa al partido y una parte del público pitaba al valenciano cada vez que toqueteaba la pelota como si fuera un futbolista visitante odiado.

En una de las pocas internadas por banda Gurdiel centró y Borja Lázaro remató de cabeza a las manos de Iricíbar. Era ya el minuto 32 y el Racing había creado muy poco fútbol. El Izarra, poco más… Los cántabros solamente habían marcado tres goles más que los navarro, ahora ya cuatro.

Poco después el colegiado palentino Román Román señaló un penalti por derribo del guardameta visitante a Borja Lázaro tras un gran pase de Granero, pero el auxiliar había levando la bandera indicando fuera de juego previo, así que el árbitro rectificó su decisión. Quizá se quedó con la duda el colegiado porque en el minuto 42 señaló una pena máxima por derribo del cancerbero a Lázaro que no era. César Díaz que acabaña de salir sustituyendo a un lesionado Óscar lanzó el penalti, pero lo debuto el meta pucelano del Izarra. En el rechace el propio César estrelló el esférico en el travesaño tras un rebote.

El Racing llegaba al descanso con 0-0 en el marcado y una penosa sensación de incapacidad y nervios. Ni el público estuvo bien.



Otra vez salió con fuerza el conjunto racinguista, pero el Izarra estaba muy cómodo. Un centro de Heber Pena en el minuto 55 que remató Dani Aquino de cabeza fuera fue lo más destacado de la reanudación. Un quiero y no puedo. Pouso optó por dar entrada la murciano viendo el inamovible 0-0 en los videomarcadores.

Y en el minuto 65 a balón parado, en un saque de esquina botada por Sergio, Paco Regalón solo en el segundo palo marcó de cabeza el único tanto del encuentro. Un error en la marca de los navarros. Briñol se había quedado aislado con Regalón, Gándara y Granero.

La escuadra del gallego Fredi Álvarez se quedó noqueada con el tanto unos cuantos minutos, pero el Racing fue incapaz de rematar la faena. Sergio Ruiz lo intentó con un disparo desde la frontal, pero se lució Julio Irícibar.


Reaccionó el Izarra y en una contra, tras un error de pase de Gurdiel, el gambiano Gassama optó por disparar a puerta cuando tenía a Laborda solo a su lado. Era el minuto 76. El Racing dio un paso atrás y se cortocircuitó. Cacho golpeó con la pierna mala con todo a favor y el esférico se estrelló en el lateral de la red. El propio Cacho, el lateral, estuvo a punto de marcar si no lo llega a impedir Crespo en el 84. Con los navarros volcados en ataque el Racing terminó pidiendo la hora y la botella de oxígeno. Victoria por los pelos y con sensación de debilidad para ir a Lezama el sábado… Un campo donde no gana nadie desde la primera jornada.


Racing, 1: Iván Crespo, Adán Gurdiel, Julen Castañeda, Gándara, Regalón, Borja Granero, Heber (Pau, 62), Sergio Ruiz, Juanjo (Dani Aquino, 51), Borja Lázaro y Óscar (César Díaz, 41).

Izarra, 0: Julio Iricíbar, Eguaras, Cabrera, Maestresalas, Cacho, Cisneros, Javier Briñol (Gassama, 73), Gerard Artigas (Bruno Aráiz, 53), Yoel Sola, Javi Martínez (Eneko Martínez, 71) y Gorka Laborda.

Gol: 1-0, minuto 64, Paco Regalón de cabeza en un saque de esquina botado por Sergio.

Árbitro: Fernando Román Román (Comité castellano-leonés). Mostró tarjeta amarilla a Gándara, por parte local, y a Bruno Aráiz, por parte visitante. Estuvo casero e incluso señaló un penalti a favor del Racing que no era.

Incidencias: 6.716 espectadores. Tarde fría. Por lo menos comenzó a llover una vez terminando el encuentro. El Izarra disputó el encuentro con las medias y el pantalón corto de color azul prestados por el Racing, debido a que sólo trajeron una equipación y los colores coincidían con los el equipo santanderino a criterio del árbitro. Antes del partido hubo celebración del próximo cumpleaños del Racing y pasacalles desde Tetuán. En la segunda parte cientos de aficionados encendieron las linternas de sus teléfonos móviles creándose una curiosa imagen.

1 comentario:

  1. El árbitro casero? Me parece que mas bien fue lo contrario...

    ResponderEliminar