martes, 13 de febrero de 2018

Un Izarra de locos


El Izarra llega a Santander con su cuarto entrenador en lo que va de campaña y ocupando el decimoquinto puesto de la clasificación con cuatro puntos de renta sobre el CD Vitoria, ubicado en la plaza de promoción, y nueve sobre el Lealtad, ya en el primer puesto de descenso. Eso sí, los navarros dieron la campanada en la última jornada y derrotaron al líder, el Sporting B, 1-0.


La llegada del gallego Fredi Álvarez, último inquilino del banquillo estellés, se ha saldado con un empate, dos derrotas y un último triunfo balsámico y sorprendente en la última jornada ante el líder, el Sporting B, aunque fuese por la mínima. Las dos últimas experiencias del técnico fueron los descensos con el Boiro, aunque fue una perdida de categoría administrativa tras salvarse en el campo, y el Compostela, al que cogió ya en un situación muy delicada.

El presidente Alfonso Canela y Nacho Martín.

El ambiente que se ha respirado en el vestuario del Izarra ha sido turbio. El club de Estella ha vivido una campaña de locura. Nacho Martín, el entrenador que dirigió al equipo navarro de la novena a la vigésima jornada, declaró en Onda Cero Navarra que le habían destituido por no alienar al hijo del presidente revelando la existencia de topos del directivo en ese vestuario. "Sorprenderme, no me sorprende. Probablemente haya sido la situación más injusta que he sufrido en tantos años de mi carrera. Es un tema personal que está vinculado a un jugador que como no jugaba se ha tenido que marchar. El motivo principal de mi cese es que no pusiera a Sergio Canela -hijo del presidente-. Se ha tenido que marchar a la Mutilvera y eso ha pesado para que me eche. Podrá decir mil cosas, se puede enmascarar, pero son falsas", aseguró el técnico riojano. "Daba una charla dentro del vestuario y a los cinco minutos lo sabía ya todo el presidente. Tenía unos servicios secretos que ya quisiera el Mosad. Existen códigos dentro de un vestuario y aquí el afán era perjudicar al entrenador", relata Martín, que cogió al equipo en zona de descenso y lo dejó en mitad de tabla. "Ese funcionamiento unipresidencial del Izarra es una cosa de locos. No creo que lo vuelva a ver", remató.


El presidente con Diego Prendes y el alcalde de Estella.

El Izarra arrancó la temporada con el asturiano Diego Prendes, luego fue su segundo Sergio Galán, eterno capitán del equipo, el que dirigió al Izarra, después estuvo el riojano Nacho Martín y ya aterrizó el técnico actual en medio de un gran polémica y con Galán otra vez de puente. Curiosamente los dos choques con el excapitán en el banco, Galán colgó las botas ante el Racing la temporada pasada, se saldaron con victoria. Cuatro entrenadores para un presidente, Alfonso Canela, al que no le tiembla el pulso a la hora de cortar cabezas. Su hijo, de 21 años, solamente ha disputado dos encuentros esta campaña antes de salir con destino a la Mutilvera, esta temporada en Tercera División.


El presidente con su último entrenador... De momento.
El equipo navarro se ha reforzado en este mercado invernal con cinco jugadores. Los delanteros Javi Martínez y Gerard Artigas -@HulkArtigas9 en Twitter- que marcó el gol del triunfo ante el Sporting B y procedente del Atlético Astorga. También con el internacional gambiano Gassama que a sus 24 años cumple ya su séptima campaña en Segunda B. Los otros dos fichajes han sido el centrocampista gallego Manu Martínez, que estaba sin equipo tras coincidir con Fredi en el Boiro, y la cesión del central Pablo Bobadilla que ha relizado la UDL. El riojano sustituye al lesionado de larga duración Casado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario