miércoles, 16 de mayo de 2018

Los Pulpi de Oro 2018


Con el final de la temporada llegan nuestros premios Pulpi, sin galardón ni euros en metálico, destacando lo mejor y lo peor de la campaña. Tres cosas positivas para los Pulpi de Oro y tres cuestiones negativas para los Pulpi de Madera

Catarsis verdiblanca
La desastrosa temporada deportiva solamente puede traer algo nuevo. Un reseteo, una catarsis racinguista. El adiós de Manolo Higuera y Víctor Diego abre una nueva etapa en la institución. Lo anterior ya lo conocíamos y no salió como se esperaba, ahora está por ver qué nos depara el futuro. De estas cenizas que deja la penosa campaña debe surgir un Racing ave fénix dejando atrás el mayor número de lastres posibles… Ver el lado positivo de esta tragedia, la peor actuación racinguista en toda su larga historia. Lo que sucede, tal vez, conviene.


El adecentamiento de las instalaciones y los videomarcadores
Tanto los Campos de Sport de El Sardinero como las Instalaciones Nando Yosu de La Albericia han tenido un lavado de cara este año que era urgente y necesario. En el estadio se instalaron los famosos videomarcadores, los terceros más grandes del fútbol español, y son una gozada. Tardaron más de lo previsto en llegar y han dado algún problemilla técnico, pero no cabe duda de que le dan otro aire a los partidos. No son de 2ªB. En los dos recintos era una cuestión de seguridad arreglar parte de las instalaciones y aunque queda todavía obra por hacer, ha sido uno de los aspectos más positivos de la campaña. Ya no hay charcos en La Albericia ni postes que se pueden derrumbar sobre las cabezas de los aficionados.



Semana racinguista
De los 400 aficionados del Racing que fueron a Zubieta una gran parte sabían que ganar a la Real B era muy complicado, casi imposible tal y como estaba el conjunto de Pouso... Pero allí estaban. En plena semana del horror, tras el desastre y hundimiento del equipo, la Asociación de Peñas del Racing siguió adelante con la organización de una semana racinguista que incluía un coloquio que recordaba el décimo aniversario de la clasificación para la Copa de la UEFA, la proyección de un par de documentales y la cena-homenaje a Dima Popov.

Era la primera vez que la APR galardonaba a un exfutbolista extranjero, el ruso supo ganarse el corazón de todos los seguidores del club santanderino dentro y fuera del terreno de juego. En el acto se corearon y vitorearon, como si fueran nuevos, los goles al Real Madrid y al Barcelona recordando a todos que hubo tiempos mejores y que seguro volverán. Durante un rato se olvidó el presente de ortigas y se habló de alegrías, de anécdotas, de emociones y sentimientos… Volvieron los Quique Setién, Txema, Alfaro, Billabona, Alberto López Moreno, Irureta o aquella pareja internacional que formaron Popov y Radchenko que hicieron soñar y volar al racinguismo. Pase lo que pase siempre estarán los incondicionales respaldando al club. Las personas van y vienen, pero el sentimiento hacía el equipo permanece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario