Un trofeo con sabor a galleta


Aguilar de Campoo, el pueblo que huele a galleta, pertenece sentimentalmente a Cantabria, aunque las fronteras oficiales digan otra cosa. Además, la localidad palentina siempre ha sentido un cariño muy especial por el Racing de Santander.
Ubicada a poco más de 100 kilómetros de la capital cántabra, el Racing era su equipo de Primera. Han sido 44 campañas en la máxima categoría para un club fundador de la Liga y la escuadra montañesa siempre tuvo mucho tirón en Aguilar. Todavía lo sigue teniendo.


Para el racinguismo este certamen es muy especial; forma parte del acervo popular del aficionado verdiblanco. La expresión “ganar el Trofeo de la Galleta” es tan popular como la paparda, aunque sea injusto usarla de manera peyorativa… A pesar de las numerosas veces que se nombra el Trofeo de la Galleta para aludir a esa victoria pírrica del Racing, en realidad el equipo santanderino solamente ha participado en cinco ocasiones de las 22 veces que se ha celebrado. Vencer allí no otorgará tres puntos para el campeonato liguero o un ascenso, pero permite exhibir una copa enorme con una excéntrica combinación: un águila, una gallega y un balón. El trofeo físico siempre llamó poderosamente la atención en las vitrinas de las oficinas del Racing. Es mucho más grande que la famosa “Orejona” de la Champions League, al menos en tamaño.


Ahora el campo en el que se disputa el partido es el estadio Alberto Fernández, un ciclista inolvidable nacido en Cantabria, aunque criado en Aguilar. Los racinguistas son muy bien acogidos allí y respetados, el club santanderino siempre dio solera al evento festivo.

Nada menos que 42 años después de la primera participación del Racing en el Trofeo seguro que los seguidores cántabros siguen aprovechando para regresar con el coche cargado de galletas y realizar una bonita excursión a mitad de agosto... El fútbol es siempre una buena excusa y las carreteras han mejorado una barbaridad.

Este año la Cultural Leonesa, otro clásico de esta competición amistosa, y el Racing se jugarán la enorme copa a partido único en Aguilar. El encuentro comienza a las seis de la tarde. En principio estaba previsto disputar el choque en el Reino de León, pero todos salen ganando con el cambio… Además, la exposición de Las Edades del Hombre permitirá combinar, a los que así lo deseen, una buena jornada de cultura y fútbol. La Peña San José acudirá a la localidad palentina desde El Astillero en vehículos clásicos dándole todavía más colorido al desplazamiento.


No es el gol de Radchenko en San Mamés, el subcampeonato de Liga, los recortes y anécdotas de Rafa Alsúa, las fiestas del cocido o el Pichichi de Salva Ballesta, pero el Trofeo de la Galleta también tiene su carisma y encanto. ¡Forma parte de la historia del Racing!


El equipo santanderino lo ganó en cuatro ocasiones y solamente el Burgos tiene más victorias en su palmarés, ocho. La Cultural Leonesa tiene dos títulos en su palmarés. Palencia, Numancia, Deportivo de La Coruña, Alavés, Eibar y el Celta juvenil también ganaron el torneo.

Dentro de la modestia del evento tuvo su relevancia en los años setenta y ochenta, especialmente en ese ámbito de la zona norte.


La primera vez que el conjunto racinguista participó en el Trofeo de Aguilar fue en 1976, en lo que era ya la sexta edición del certamen. Ganó al Palencia 0-1 con un tanto del argentino Zuviría y antes del partido el presidente de la entidad santanderina, José Manuel López Alonso, recibió la Galleta de Plata. También se realizó un homenaje a Alberto Fernández por sus primeros éxitos y al entonces joven árbitro internacional Vitoriano Sánchez Arminio. Alrededor de los partidos de fútbol siempre se organizaban otros actos culturales y lúdicos.

Reconocimiento al ciclista Alberto Fernández antes del partido,
justo detrás se ve al onubense Manolo Chinchón, Zuviría y Quinito.
En la final los racinguistas doblegaron 1-2 al Burgos con dos tantos del delantero vasco Aitor Aguirre. El gol de los burgaleses lo marcó un mito del fútbol: Juanito.

El once que venció a los blanquinegros pone los pelos de punta: Damas; Díaz, Camus, Portu; Barrero (Geñupi), Arteche; Quinito (Cortabitarte), Juan Carlos, Aitor Aguirre, Sergio y Zuviría. Unos cuantos internacionales y más de una leyenda.

El campo se llenaba hasta la bandera.
En la segunda participación del Racing, en 1980, el equipo quedó eliminado en semifinales por el Burgos en la tanda de penaltis. El Trofeo se había dejado de celebrar en los veranos anteriores, una constante del evento ha sido ser un poco como el Guadiana.


En 1981 el Racing se desquitó con las penas máximas y volvió a ganar el certamen desde los once metros. Se enfrentaron a la Cultural Leonesa en las semifinales y al Burgos en la final. En ambos casos se ganó en la tanda de penaltis con Agapito Moncaleán bajo palos.

La curiosidad de esta edición fue que los partidos se disputaron con mucha diferencia, el primero el 8 de agosto y el segundo el 15. El Racing hacía la pretemporada cerca, en Brañavieja, aunque ya la había terminado.

En 1982 los cántabros repitieron triunfo, el tercero. Fue un triangular con el Barakaldo y la Cultural Leonesa, aunque el Racing solamente se enfrentó en la final a los vizcaínos y un tanto de Mantilla en el minuto 112 sirvió para alzarse con el torneo en la prórroga. En el Trofeo también han participado el Rayo Cantabria –con Manolo Higuera de delantero en 1983– y el Racing B –en 2005– como filiales racinguistas.


Después de 24 años sin celebrarse se recuperó la competición en 2010, aunque con el formato de partido único. Ganó el Numancia al Alavés 1-0. Los sorianos militaban en Segunda A y los vitorianos en 2ªB. El Deportivo de La Coruña venció al Rayo Vallecano el siguiente verano y no tardaron en volver a llamar al Racing para que participase en el amistoso veraniego. En 2012 los santanderinos derrotaron 2-1 al Guadalajara con ambas escuadras compitiendo en Segunda. Era el cuarto Trofeo de la Galleta que conquistaban en cinco participaciones.

Dirigía al equipo racinguista Juan Carlos Unzué, que no llegó a comenzar la temporada oficial. Quique Rivero, entonces prometedor canterano, empató el partido a un tanto en la segunda parte, pero lo mejor fue que el autor del gol del triunfo fue Marcos Gullón que cabeceó un córner botado por Julián Luque… El colmo del Trofeo de la Galleta es que marque Gullón, que comparte nombre futbolístico con la fábrica que preside la localidad y ya es más famosa que el castillo.

La temporada pasada el torneo se disputó con escuadras juveniles, la del Celta ganó al Athletic 7-3. Mañana dos de los gallitos de Segunda B, Cultural y Racing medirán fuerzas con el Trofeo de la Galleta en juego… No es poca cosa.

Fran Díez

Más historias racinguistas en la
 trilogía de libros de anécdotas

La edición número 23 del Trofeo de la Galleta se la adjudicó el Racing tras ganar 2-1 a la Cultural Leonesa. Aquí está la crónica del partido.

Comentarios