viernes, 22 de abril de 2016

Ansiedad en Villaviciosa


No se puede fallar, pero las fiestas antes de los partidos de fútbol son siempre peligrosas. Algo más de 3.000 racinguistas abarrotarán una población de 4.500 habitantes para disfrutar del deporte y de la gastronomía local. Suena la alerta de maracanazo para un Pedro Munitis algo alarmista: “Es un partido en el que se dan situaciones como en el día de Cáceres. Un campo que posiblemente no sea todo lo adecuando para lo que  a nosotros nos gusta, espero que hayamos mejorado en ese sentido, y el manejo de la ansiedad que pudimos tener también el otro día en el comienzo del partido ante el Tudelano. Acudirá mucha gente a apoyarnos, así que a ver si mejoramos en estos dos aspectos”. El Racing también sabrá el resultado del líder, que juega ante el Celta B el sábado a las seis un duelo gallego muy complicado. Estar pendientes de los ferrolanos se le atraganta al equipo santanderino que ha fallado las dos oportunidades que ha tenido de depender de sí mismo para ser campeón. El líder ganó 0-1 en la recta final del choque lo que complica mucho que los cántabros puedan ser campeones del Grupo I.

Munitis cuenta con las únicas bajas de Mikel Santamaría por acumulación de tarjetas y Francis y Kamal por lesión. El central bilbaíno Jon García se perfila como sustituto del navarro. En la zona diestra de la zaga alguno de los dos gemelos San Emeterio, que han arrastrado algunas molestias durante la semana, especialmente Fede. El resto del once será el mismo que en las últimas jornadas.

Al equipo le ha faltado gol en los últimos partidos. Por primera vez en lo que va de campaña el Racing no ha marcado en dos partidos consecutivos. Tanto Dioni Villalba como Pumpido tendrán que reivindicarse en un terreno de juego de dimensiones reducidas, aunque con un césped que está bien. Mucho mejor de lo que espera el técnico cántabro. Así lo asegura el presidente del Lealtad, Pedro Menéndez, que ha tratado de mimarlo esta semana. El club maliayo se ha desvivido por acoger al racinguismo con la instalación de gradas supletorias en Les Caleyes y una 'fan zone' en los aledaños del campo.


Las jugadas de estrategia ofensivas también están en entredicho en el Racing y eso en un campo pequeño puede ser un lastre. Se sacan mal y se rematan peor. “Supongo que sea un poco de todo y que posiblemente no lo estamos preparando bien. No quiero buscar culpables en los jugadores. Seguimos trabajando y esperamos que dé sus frutos… Este no es mal partido para hacer gol de estrategia”. En la primera vuelta, el Racing logró ante el Lealtad uno sus pocos goles de estrategia esta campaña.

En el Lealtad los santanderinos encontrará un rival predispuesto al sacrificio. El club maliayo no se juega ya nada, está salvado y sin opciones de clasificarse para la Copa del Rey. La afición racinguista será como que les toque la lotería en la villa. Ante el Tudelano hicieron 80 euros de caja en taquilla y con los cántabros unos 36.000 euros con una inyección económica en la hostelería de la zona importante. El Lealtad ha realizado la mejor temporada de su historia y se ha mostrado especialmente sólido en su feudo pero las bajas importantes que tienen se deben notar muchísimo el domingo. Tienen una plantilla corta y les falta su máximo goleador Pablo Espina, tiene que jugar un portero del filial, el central Dani Torres está sancionado y están en duda por lesión otros tres defensas titulares… Demasiadas ausencias para un club muy humilde, que seguro que peleará y ofrecerá resistencia de inicio, pero que no debe suponer un gran obstáculo para los cántabros sobre todo si se ponen por delante en el marcador. El Racing, como siempre en este grupo, depende de sí mismo.

El conjunto montañés deberá tener cuidado con los jugadores apercibidos de sanción, que son siete, además del entrenador. El técnico del Barrio Pesquero todavía no se plantea gestionar este aspecto para llegar al partido de La Malata sin ausencias importantes: “Ahora mismo no vamos a guardar a nadie por el tema de tarjetas. A medida que pasen las jornadas iremos tomando decisiones oportunas, depende de cómo lleguemos al último partido lo miraremos, pero si a alguno le echan la quinta entrará otro compañero en el once y ya. No pensamos en esto”. El árbitro de la contienda será el madrileño Sergio Pérez Muley, bastante tarjetero. Los ciclos de tarjetas quedan anulados en la fase de ascenso, salvo que se completen en el último partido de la fase regular. El equipo cántabro entrenará mañana sábado en La Albericia y viajará en el mismo domingo al desplazamiento más cercano de la fase regular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario